Lo que no se visualiza no se realiza

 

Tenemos tantas ideas en la cabeza que en ocasiones no pasamos de generar sólo modelos mentales (algo importante, pero no suficiente). Es necesario ir más allá: crear modelos visuales, representaciones gráficas de nuestro pensamiento. De esto se encarga el Visual thinking, y nosotros te lo ponemos fácil, asesorándote o formándote en estas técnicas y recursos manuales.

 

Descubre más

¿Porqué
Visual thinking?

El visual thinking se compone de un conjunto de técnicas, herramientas y procesos para organizar y comunicar el pensamiento de manera ágil y simple a través de dibujos, esquemas, diagramas y palabras clave.

Potencia el pensamiento con los dos hemisferios del cerebro y nos permite redescubrir el valor del dibujo funcional, tanto para generar ideas y facilitar el trabajo colaborativo, como para resolver problemas o tomar decisiones, entre muchas otras aplicaciones. 

Es indiscutible lo que nos aportan los recursos tecnológicos; no obstante, todas las soluciones no siempre están allí; es necesario rescatar la esencia, y no hay manera más flexible de pensar que con un lápiz y un papel. Es el primer paso para entender la complejidad.

De eso se encarga el Visual thinking, que con herramientas, tan simples como potentes nos permite aprender a ordenar el pensamiento y expresarlo gráficamente de manera dinámica y eficaz.

Más que el dibujo como fin en sí mismo, el Visual thinking nos plantea asumir una actitud visual para estructurar las ideas, comprender y explicar el mundo. 

Ante la abundancia de información y la necesidad de respuestas rápidas, la síntesis y el pensamiento visual ágil es prioritario en nuestro tiempo. Esto se aprende, y en ello nosotros podemos orientarte.